sábado, 28 de febrero de 2009

Los políticos españoles "agreden" a VENEZUELA



La Derecha y la Izquierda española nos agreden.

Por Manuel da Roura.

Hasta José Miguel Insulza, el Secretario General de la OEA, que no se distingue precisamente por su simpatía hacia nuestro gobierno, exigió a quienes critican al presidente de Venezuela “usar el mismo rasero cuando se produzcan medidas similares en otros países”.

Luis Herrero, periodista y eurodiputado español por el Partido Popular, llegó hace unos días a Caracas invitado por COPEI (el PP de aquí), con el propósito de provocar e insultar al Presidente Chávez, al CNE y, a ser posible, a otras instituciones del Estado venezolano. Al llegar a Caracas, Herrero encontró preparada toda una bien estructurada parafernalia periodística, dispuesta para preguntar y mucho más dispuesta para aplaudir todo aquello que el señor eurodiputado pepetista, profesional en estas lides, tuviera a bien decir.

Y no defraudó el hombre, por supuesto: Dijo que esto es una tiranía disfrazada; que en Venezuela un solo poder, el presidencial, lo tenía todo acaparado, lo fiscalizaba todo y que el Consejo Supremo Electoral, quien baila al son que Chavez le toca, amplió ilegalmente el horario electoral en dos horas más, etc. En fin, Herrero declaró todo lo que le dio la gana ante las propias narices de los patrióticos periodistas y políticos venezolanos, que aplaudieron a rabiar. ¡Faltaría más!. Unas horas después, y a pedido del CNE, la autoridad, no sé si civil o militar, introdujo al europeísimo diputado en un avión que, cómodamente, lo puso en Sao Paulo, camino de la Madre Patria. Allá, posiblemente, y con razón, lo recibieron como a un héroe. Recibimiento que hasta el Cid Campeador envidiaría si el Cid Campeador estuviera vivo.

Durante dos días seguidos, todos los medios de comunicación españoles y de la Europa civilizada y civilizadora estuvieron echando el cuento de los tormentos físicos y psíquicos que sufrió Herrero en manos de Chávez y su pandilla de malandros. Hasta la Conferencia Episcopal Española, escandalizadísima, tachó a Chávez de Tirano rojo. No creo que al cardenal gallego-español Rouco Varela le haya molestado mucho el calificativo de tirano. Hace muchos años, Franco lo apoyó y propuso para obispo auxiliar de Santiago y, por lo tanto, Rouco debe conocer bien y apreciar en lo que valen los tiranos. Pero eso de rojo, para el cardenal es otra cosa. Lo rojo es indigerible. De rojos, ¡nada!. En España la palabra “rojo” no sólo significa un color. El adjetivo puso a muchos españoles de espaldas al paredón y frente a cuatro o cinco fusiles máuser.

Inevitablemente, en el mundo de hoy, periodistas como Herrero y aún eurodiputados, pasan con frecuencia a la categoría de palangristas profesionales. Sólo es necesario tener una cierta dosis de amor a nuestros viejos valores, a nuestra prosapia, a nuestro pasado y a nuestra España imperial. Por otra parte, y sin tanta retórica, solo es necesario el amor a la buena vida, tener un buen pasado y ser alguien. La cosa pues no tiene remedio: O se busca otra profesión o se hace palangre: Periodista decente y sin una peseta en el bolsillo o periodista apalancado y con una quinta en Marbella. ¡Escojamos Herrero!: Ángel sin un euro o demonio con chequera gorda y entrada libre a las intimidades del de más arriba. Porque en los tiempos en los que estamos, las clases sociales no se miden por su sabiduría o por su ignorancia, bondad o maldad, sensibilidad o rudeza, trabajador o vago. Ahora se ha venido imponiendo la dualidad ganador o perdedor. Y tú no deseas ser esto último, ¿verdad Herrero?... De aquí, el descontrol de tu lengua en Caracas. Descontrol que tú sabías muy bien que no sería castigado y que, a lo sumo, te expulsarían amablemente del país. ¡Qué fácil es ser héroe y cobrar por serlo!

Repito, si no todos, casi todos los medios de comunicación españoles no nos quieren ni tienen simpatía alguna por nosotros. Para ellos somos algo así como el patito feo del cuento. Y no sólo no les simpatiza nuestro país sino que lo consideran algo así como un engendro de Satanás. Parece que estamos dando mal ejemplo a los demás países hermanos de Latinoamérica.

No nos quieren los medios allegados al Partido Popular de Rajoy, no nos quiere la prensa que apoya a los socialistas de Zapatero y, ¡oh sorpresa!, ni siquiera simpatizan con nosotros los de Izquierda Unida. En este caso, no sé que periódico tienen, pero escuché al señor Llamazares y a mí entender, siguen la misma línea que los anteriores: Tampoco les agradamos. Debo decir que el rechazo de los pepecistas y aun el de los socialistas lo esperaba pero, el de los comunistas o excomunistas me hizo tragar grueso:¡Tu quoque Brutus!.

Uno se pregunta: ¿Qué hizo o no hizo Venezuela para que la dirigencia política, social y económica española, a través de sus periódicos, televisoras, radiodifusoras, etc. la estén satanizando en todo momento?. ¿En qué habremos pecado para que no solamente nos niegan el beneficio de la duda, sino que, aun teniendo a la vista de todo el mundo pruebas contundentes de nuestros logros en todos los órdenes, persisten tercamente no sólo en calumniarnos sino que, en la actualidad, se han constituido en punta de lanza de la ofensiva mediática que todos los países “democráticos” nos tienen montada?

Allá se está pasando por alto la terrible crisis económica que sufre el mundo en general y España en particular. Allá se está pasando por alto la pobreza y hasta la miseria que, si no se toman medidas adecuadas, azotará inevitablemente a todos los países que como España carecen de suficientes recursos naturales que pudieran de alguna manera garantizar una vida, si no normal, por lo menos soportable. Allá, por lo que puedo entender, los partidos políticos en escena se están dedicando a discusiones bizantinas y cuando, casi a desgana, tratan el hecho económico, acuden tanto unos como otros a los mismos tópicos, las mismas cataplasmas y los mismos remedios que los llevaron a donde están.

El neoliberalismo que con tanto entusiasmo adoptó Europa entera hace unos años ha sido pan para hoy y hambre para mañana: Las privatizaciones incontroladas, la entrega del mercado en manos particulares, amén de un capital especulativo generalizado, dejaron sin ningún control creíble los ingresos y egresos del hombre común, el hombre de a pie. Los sabihondos crearon una economía que sólo podía favorecer a unos pocos en perjuicio de todos o casi todos, y ¡así les va!.

Por eso Venezuela estorba, molesta. Venezuela ha podido y ha sabido emprender el camino de la dignidad: Toma las riquezas que posee para usarlas y repartirlas según las necesidades de todos y no de la voracidad de algunos. Esto desagrada a la España política y empresarial porque un país a quien consideran menos formado y más ignorante no puede darles lecciones de buen gobierno o de ética política. Si Venezuela invitara a las empresas españolas para decirles: Aquí hay petróleo, ¡explótenlo!. Aquí tienen a Viasa, ¡quiébrenla!, Chávez sería para los medios de comunicación hispanos y para los políticos de profesión el mejor gobernante del mundo y, por lo tanto, el discurso del diputado europeo hubiera sido otro y Chávez no sería un tirano ni mucho menos rojo.

Extraña que la España que de 1936 a 1939 se enfrentó heroicamente al fascismo internacional se preste ahora para servir de manera poco limpia y hasta lacayuna a los mismos intereses que combatió hace setenta años. La España de Aznar, Zapatero y Herrero está echando por la borda todo el prestigio y la admiración que el mundo entero le tuvo, en especial esta América.

Alguno podría alegar: “Ustedes presumen por que tienen petróleo y ese factor casual no necesariamente los califica de eficientes. Tienen petróleo porque Dios o la naturaleza se lo ha dado, no porque posean extraordinarias cualidades para el trabajo y la creación”. Eso es verdad o puede serlo pero, lo que muchos desconocen o lo saben, pero no lo dicen, es que aquí, en este país, hace casi un siglo se encontró petróleo, pero sólo desde algo menos de diez años está siendo extraído y vendido por los venezolanos; habiéndose convertido en la mayor fuente de riqueza del país. Hace solo una década que el petróleo nuestro es nuestro. Que lo hemos nacionalizado y que Venezuela es dueña y señora de su suelo, de su subsuelo y de los productos que de ahí salen. Y esto, el libre manejo que los venezolanos tenemos de estas riquezas, es el mayor logro, descontando por supuesto la victoria independentista, que durante cuatro siglos hemos conseguido como pueblo. Y esto se debe fundamentalmente al Presidente Chávez. Y esto también, debemos repetirlo, es el motivo por el que los medios de comunicación de la burguesía mundial y sus Herreros acólitos dicen lo que dicen y mienten hasta el cansancio y la náusea.

Si no fueran suficientes las voces que nos atacan en cambote desde afuera, tenemos aquí, dentro de la patria, una apreciable cantidad de Herreros autóctonos que también aprendieron a chillar. ¿Verdad, profesora Cuenca?: Háblenos usted, ahora, de deontología periodística.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Rescoldos del REFERENDUM.


__
ENRIQUE CHICOTE SERNA ARGANDA DEL REY (MADRID):

"Escuchando y leyendo estos días la interpretación que la mayor parte de las cadenas de televisión, emisoras de radio y periódicos de tirada nacional han hecho del referéndum convocado por Hugo Chávez en Venezuela, cualquiera apostaría a que la pregunta ganadora debió ser algo así: ¿aprueba usted que Hugo Chávez, y sólo él, pueda ser elegido presidente de Venezuela hasta el fin de los tiempos? Sino, no se explica."

---------------------------------------------

COMENTARIO de Rafael Reig:

"Los opositores a Chávez también pueden ser reelegidos, me parece, pero eso no tiene tanta importancia porque los venezolanos, en su infantilismo, tienen la fea manía de votar a Chávez. ¡Como si nosotros no supiéramos mejor que ellos lo que tiene que votar ese hatajo de indios y desarrapados! Por otra parte, en España tenemos un jefe de Estado vitalicio y al que no podemos elegir, y un jefe de Gobierno que puede presentarse a reelección cuantas veces le dé la gana. Un tal Chaves, en Andalucía, lleva la friolera de 20 años y creo que pronto aparecerá de perfil en los sellos de correos, vestido de rey de baraja.
La democracia (que estamos dispuestos a consentir) en Latinoamérica son tipos como Uribe, ese campeón de los derechos humanos. La democracia (que podemos tolerar) en Venezuela son tipos como Carlos Andrés Pérez, ese hombre tan honrado como Bruto, incapaz de malversar un céntimo de dinero público.
El problema no es Chávez, son los venezolanos. ¿Qué les sucede a esos individuos? ¿No tienen sentido común? ¿Por qué le votan, cuando desde aquí, tanto en la prensa como en Repsol, ya les hemos advertido que no les conviene? La democracia consiste en que los explotados hagan lo que quieren los explotadores, pero que lo hagan por su propia voluntad. Hay gente, como los venezolanos o los palestinos, a los que eso no les entra en sus diminutas cabezas reducidas por los jíbaros, y van y votan a Chávez o a Hamás. ¿Qué podemos hacer con esas poblaciones tan irresponsables que votan a quien les da la gana? Como diría el Caudillo (o Javier Solana), todavía no están maduros para la democracia (tal y como la entendemos los que de verdad sabemos), así que no nos dejan muchas soluciones: o los invadimos (mediante la colonización a cargo de filantrópicas empresas europeas y elecciones libres, es decir, donde ganen los buenos), o los bombardeamos en defensa propia (como hace Israel). Pero una de dos, porque son muy cabezotas, como los niños pequeños."

Escritor de altura.



La ciudad alegre y confiada en sueños de grandeza.

¡Si los cerdos volasen..!
_

lunes, 23 de febrero de 2009

Felicitación de Sakozy a Chávez


EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
Paris, 17 de febrero de 2009

Señor Presidente:

Después de la rotunda victoria del proyecto de reforma de la Constitución venezolana de 1999 acerca de la supresión del número máximo de dos mandatos electivos, me complace extenderle mis calurosas felicitaciones.

Me alegra el buen desarrollo del escrutinio, marcado por una fuerte participación, que atestigua, una vez más, la vitalidad de la democracia en Venezuela.

Conozco el rol que desempeñó en esta campaña electoral. Deseo que estos resultados permitan seguir adelante con los esfuerzos que Usted ha implementado desde hace más de diez años, particularmente a favor de una mayor justicia social y de la reducción de las desigualdades en su país.

Igualmente formulo votos para que el denso diálogo que sostenemos, del cual dan fe sus dos visitas a París en noviembre de 2007 y en septiembre de 2008, así como los diez acuerdos suscritos en el marco de la segunda reunión franco-venezolana de Alto nivel celebrada el pasado mes de octubre, pueda enriquecerse y desarrollarse aún más en el futuro.

Hago propicia la oportunidad, Señor Presidente, para extenderle las seguridades de mi muy alta consideración.

Muy cordialmente,

Firmado: Nicolás SARKOZY

domingo, 22 de febrero de 2009

jueves, 19 de febrero de 2009

Buen estilo,


la fuerza de la sangre, que no es azul, sino roja, rojita...
__

martes, 17 de febrero de 2009

IN MEMORIAM de E. G.



Calladamente, sin molestar, como las almas grandes, se recogió en su ausencia, que es un vivir en dimensión distinta.

Para quienes la hemos conocido de cerca (y amado) es de justicia recordarla, aquí y ahora, cuando ya no cabe cocelebrar con ella la victoria de un SÍ, que constituye un solo paso en la todavía larga y difícil andadura. Su hueco, en fin, contiene, relativiza, empaña nuestra pequeña alegría.

lunes, 16 de febrero de 2009

¡ha ganado ÉL..!, ¡ SÍ..!


El Rey puede ser Jefe del Estado (sin una previa elección) de por vida, y pocos le discuten, aún hoy, ese derecho dinástico con la boca pequeña, y con la grande, menos. Numerosos políticos, en las más puntillosas democracias del mundo, han sido y son aspirantes perpetuos a presidirlo todo. Nadie, con sus dos dedos de frente, les ha negado tal democrático derecho. Chávez, por lo visto y oído,-y porque molesta a algunos- se sale de lo común, es decir, de una norma que sólo es adecuada cuando al poder biempensante complace para sus intereses.

En la España moderna, pero también hidalga y de pandereta, y en la Galicia de tanto emigrante desperdigado "urbe et orbe", aquí -digo- el caso Fraga, enquistado al poder desde la más tierna infancia - con dictadura y con democracia, sin votos y con ellos-, y que ahí sigue, honrado por los suyos, ahora en el Senado, sin constituír piedra de toque o de escándalo para arrojársela, con fuerza de ley, al hombre que , según Felipe González, tiene (tenía) el estado al completo instalado en esa gran cabeza, inmune a cualquier cefalea.

Ojalá que las puertas recién abriertas en Venezuela lo sean para dar entrada franca al aire libre, al pueblo, en el recinto de la casa común y confirmen las ilusiones puestas en el empeño. Pero, por favor, encarecidamente se lo ruego, no me imiten a Fraga. Por salud, por higiene mental, rechacen este modelo.

domingo, 15 de febrero de 2009

En casa del HERRERO, cuchillo de PALO.




El héroe - ya de vuelta en la España "unidad de destino en lo universal" -, recibido por los suyos en olor de multitudes: Cuatro gatos y un perro.
__

Por mal HERRERO




En cuanto a lo de la "democracia" en su boca, de casta le viene al galgo: "Luis Herrero es hijo de Fernando Herrero Tejedor, fiscal de Castellón y político del franquismo, que llegó en 1975 a la Secretaría General del Movimiento, justo antes de su muerte en accidente de tráfico. Pertenece a una familia numerosa de seis hermanos, entre ellos Fernando Herrero-Tejedor, jurista, Fiscal de Sala de lo Militar del Tribunal Supremo. Nacido Luis Francisco Herrero Algar, cambió su apellido a Herrero-Tejedor en 1975..."

El ya famoso periodista y hasta hoy oscuro eurodiputado del PP ha ido a Venezuela en busca del renombre y la fama. Y a fe que los ha conseguido. La torpeza de la expulsión le ha venido a él de perilla. Dentro de poco, seguro, un libro relatando la hazaña.
__

sábado, 14 de febrero de 2009

No fenece la estÉTICA.


(CHE de OLEIROS, A Coruña, GALIZA, España). Libre, circula el aire por su figura.
__

viernes, 13 de febrero de 2009

Por el SÍ.





Nada de cientos, como acabo de leer: Son MILES Y MILES los manifestantes. La vista, aquí, no engaña; los manipuladores, sí.

La iglesia católica de Venezuela


La Iglesia de Venezuela no quiere al pueblo.

Por Manuel da Roura.-

Esperábamos, vistas las especulaciones que las jerarquías eclesiásticas venezolanas hicieron sobre los hechos sucedidos en la sinagoga, que los monseñores Porras, Urosa, Luckert y algunos otros ofrecieran disculpas al presidente Chávez y al país, así como también las hicieran algunos judíos que abrieron la bocota a destiempo. Quien nos diría, hace algunos años, que las jerarquías católicas estuvieran a partir un piñón con los ricachones de San Bernardino.

De la prensa y de políticos de mentirijillas y lengua larga nada podía esperarse medianamente decente, pero, uno, por su atavismo religioso, espera siempre cierta ecuanimidad y honestidad por parte de obispos, arzobispos y asimilados. Así me enseñaron. Espero que estos señores, ¡tan respetables ellos!, hagan todos un acto de contrición y luego, como penitencia, se pongan a plantar papas. Háganse callos en las manos y disminuyan o eliminen los que tienen en la lengua. Gánense el diario sustento como cada hijo de vecino. ¡Trabajen, carajo!. Ya es hora de que se ganen decentemente lo que comen. Para ustedes debe finalizar el tiempo de decir necedades. Tienen que enseriarse e intentar hacer algo en beneficio de un pueblo que, se supone, es el suyo. El papel de parásito no puede ser grato al Dios que ustedes tanto nombran, tanto usan y tanto aprovechan.

El mayor daño que los conquistadores españoles hicieron a esta América fue la traída e introducción de una iglesia que, independientemente de su misteriosa parafernalia, impuso y bendijo la explotación del hombre por el hombre en su forma más torpe y salvaje. Iglesia que, si al principio pudo actuar con cierta mística y con pasión, pronto pasó a formar parte importantísima del aparato opresor. Y así sigue. A estas alturas, han perdido la vergüenza y hasta la dignidad con que venían encubriendo el engaño. Ahora, señores obispos y arzobispos, ha quedado en evidencia que el rey está desnudo. El ropaje de terciopelo con bordados de oro es sólo un disfraz que apesta a engaño y miseria moral.

Después de la Independencia, el blanquito peninsular se ve reemplazado por el blanquito criollo, gozando la herencia del que se marchó, o lo marcharon. La expulsión de los primeros origina inevitablemente el encumbramiento de los segundos. Hay un cambio: Nace Venezuela y desaparece España, pero, en lo interno, en lo íntimo, las cosas cambian notablemente. Queda el patriota ansioso de libertad y dignidad pero queda también el que se aprovecha de las circunstancias para apropiarse de las riquezas que los vencidos se ven obligados a dejar. Porque, si bien Venezuela pasa a ser la patria de todos los venezolanos, las tierras, las riquezas y el poder son apropiadas muchas veces no por el más honrado ni más patriota.

Lo que tampoco cambia, y es una lástima, es la Iglesia. La religión de los conquistadores sigue convertida en sucedáneo de necesidades espirituales no cubiertas, o cubiertas solo en parte por el sincretismo sumado a las ceremonias que la iglesia española había traído: La tontería explicada en lenguaje críptico, los milagros, adoraciones y rogativas a imágenes y objetos incomprensibles, trataron, y lo consiguieron, explicar lo inexplicable. Y ahí se asienta y se afirma toda una legislación opresiva que a unos hace parásitos y a otros esclavos. Porque la religión ha venido siendo en todas partes y en todo momento legitimación de ataduras en bien de los pocos y en mal de los muchos.

El conquistador español al marcharse, bien pudo llevarse de aquí, en sus galeras y galeones cargados de soldados vencidos, a todos los curas y a todos sus obispos. Porque fueron ellos y siguen siéndolo, el instrumento más eficaz de penetración y conquista. Más eficaz que el látigo, la espada y el cepo ha sido y sigue siendo la palabra sagrada, santa y bendita que impone el conformismo y la adaptación a un permanente estado de esclavitud y dependencia.

Se fueron los españoles pero dejaron aquí la semilla ideológico-religiosa que brota y se extiende permanentemente, intentando introducirse de manera suave o violenta, según los casos, para que las cosas sigan lo mismo que cuando ellos andaban por estas tierras. Quizás los fugitivos no pensaron eso, pero, adrede o no, y oyendo a estos obispos de ahora, comprobamos que en nombre de un Dios, extraordinariamente complicado, incomprensible y sobre todo parcializado, los pueblos aceptan su miseria en beneficio de unos pocos, incluyendo la alta iglesia, por supuesto.

El divorcio iglesia-pueblo venezolano es un hecho innegable, gracias quizás a la íntima relación de la primera con la parte más satisfecha de la sociedad. Esta alianza, centenaria aquí, milenaria allá, entre los poderosos y la correspondiente iglesia (que no necesariamente tiene que ser la católica) a partir de la inevitable asociación, jamás ha querido o ha podido cambiar sus objetivos: “Yo te defiendo, tú me bendices”. “Yo te hago copartícipe de bienes y riquezas, y tú convences al expoliado de que Dios está con nosotros”. Altar y trono, se decía aún en la España de principios del siglo XX. Este trono correspondería a todo un sistema social con rey, presidente o lo que fuere. Aquí ya no importaba si el mandatario de turno pecaba de imbecilidad o de ignorancia crónica. Lo único que importaba y sigue importando es vivir y gozar de todo lo que la vida ofrece a expensas de un tercero a quien las leyes del fuerte, aunadas a la no deseada condenación eterna le imponen el permanente sacrificio de su vida.

Por este sendero tan simple y tan inhumano caminaron históricamente nuestros sacerdotes del brazo de nuestras oligarquías. Los matices no borran el hecho crudo y descarnado de una explotación eterna y una humillación también eterna.
Bien es verdad que las clases superiores así como las clases bajas han venido cambiando con el paso de los años y de los siglos la nomenclatura: El señor feudal pasa a burgués, la Iglesia a Conferencia Episcopal y al esclavo lo hacen asalariado, obrero o trabajador según el caso, pero, en esencia, el puesto de la escala social no cambia, es el mismo: El de arriba pisa sobre el de abajo y lo convierte en peldaño. Y aquí no hay cambios. El tiempo, inevitablemente, modifica o moderniza las formas pero deja incólume la estructura social y política. A la escalera se le da una mano de pintura pero sigue siendo escalera. Quizás luzca más bonita, mas presentable, pero la estructura y el funcionamiento es el mismo.

Nosotros bien quisiéramos convivir con una iglesia honesta, humana y, en cierta manera, maestra y guía de nuestra vida espiritual. Sin embargo, ello no ha sido posible y creo que nunca lo será. La conducta inhumana y desdeñosa hacia el pueblo ¡su pueblo! Durante estos últimos años aumentó y la alianza con los opresores seculares de esta tierra nos señala claramente que en la Iglesia, en vez de sostén y apoyo, tenemos un enemigo declarado y absolutamente aborrecible.

jueves, 12 de febrero de 2009

juego de imágenes


¿Casualidad o juego de imágenes subliminales?


El pasado domingo, el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, ofreció una entrevista al canal privado Venevisión, para abordar, entre otros temas, lo relacionado a la enmienda constitucional.

Sin embargo, Mario Silva; conductor del programa La Hojilla que transmite Venezolana de Televisión, denunció la utilización de mensajes subliminales que se encontraban en la bandera de Venezuela que decoraba el estudio de grabación.

Mario Silva mostró el video de la entrevista, y dibujó con sombras, el No que a su juicio se exponía hábilmente, de manera subliminal.

Saque usted su propia conclusión.

Vea el vídeo, si puede.
___

martes, 10 de febrero de 2009

SISTEMA ELECTORAL DE VENEZUELA.



Venezuela tiene el sistema electoral más fiable y eficaz del mundo


ABN.-"Venezuela ha desarrollado el sistema electoral más fiable y eficaz, no sólo de América Latina sino también de todo el mundo", sostuvo Juan Carlos Monedero, doctor en Ciencias Políticas, sociólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

En una entrevista concedida a la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), Monederos señaló que el sistema venezolano permite todas las fiscalizaciones posibles, gracias a su transparencia; da resultados inmediatos, gracias a su eficiencia, y promueve una gran participación popular, gracias a su accesibilidad.

"El pueblo venezolano ha adquirido conciencia de sus derechos y los manifiesta electoralmente de manera contundente. Es un pueblo instruido más no adoctrinado, y cuando el Gobierno no ha sido capaz de explicar bien una propuesta, ellos mismos no se la han aceptado, como ocurrió con la reforma constitucional", refirió el español.

En cambio, cuando el Gobierno explica claramente el planteamiento, la respuesta del pueblo es contundente, lo que demuestra que la Quinta República está dejando su herencia para el futuro de la democracia de este país.

Monederos participó como observador internacional en el referendo revocatorio presidencial de 2004, y recordó que en aquella ocasión se encontró con comportamientos irracionales que no lo dejaban salir de su asombro.

"Conocí gente que hablaba de satélites soviéticos cuando desde hace años no existe la Unión Soviética, unos mostraban supuestas papeletas perdidas que resultaron ser con las que probamos las máquinas, otros dijeron que fueron a votar y les salió una decisión contraria a la suya. En fin, todo ese abanico de supuestas irregularidades resultó ser completamente falso", comentó.

El español dijo que todo fue producto del fuerte plan discursivo elaborado por la oposición y la distorsión producida por ese gran actor político: los medios de comunicación privados venezolanos.

"Eso sucedió incluso tras demostrar que no hubo ningún tipo de fraude, luego de que observadores internacionales de todo el mundo -incluida la OEA y el Centro Carter- avalaran los resultados, y hasta después de probar las maquinas antes, durante y después de los comicios", puntualizó.

domingo, 8 de febrero de 2009

fuera de control


Israel fuera de control

Manuel da Roura

Hace muy pocos días durante una reunión de la ONU, el ministro de exteriores de Israel, Simón Peres se dio el lujo de regañar a su colega turco, por cuanto este último aludiendo al problema del pueblo palestino, censuró de manera firme la masacre que Israel había hecho en Gaza. Peres, sin consideración alguna y hablando golpeadito acusó al turco de simpatizante del terrorismo y, por lo tanto, quedaba descalificado para discutir el asunto de Gaza. El presidente de la asamblea, solidarizándose con Peres, en determinado momento le niega la palabra al representante de Turquía quien, enojadísimo, se levanta del asiento y se marcha diciendo en voz alta: “¡Al diablo la ONU!”.
Hace unos años, no se si terroristas de un lado o terroristas del otro, destruyeron un edificio judío llamado “Amia”, o algo así. Todas las organizaciones judías (que son muchas) de la Argentina exigieron públicamente al presidente de la República, que juzgase y condenase sin perder un solo segundo a los culpables del hecho, sopena de no sé cuantas represalias, venganzas y descalificaciones. Ante su pueblo de manera oral y escrita los judíos amenazaron y trataron al presidente argentino como a un vulgar delincuente.
El levantamiento o anulación de la excomunión de un tal Richard Williamson (inglés), negador del Holocausto, la canciller alemana Angela Merkel, enfrenta al Papa, diciéndole que en Alemania “negar el Holocausto es un delito penado por la ley”.
¿Qué es esto?, ¿es que los gobiernos de la Alemania democrática entraron de lleno en el jueguito judío?. Alemania prohíbe una idea; prohíbe un pensamiento y prohíbe todo lo que los judíos quieren que prohíba. ¿Cómo se come eso?: La Alemania altamente civilizada, inteligente y progresista prohíbe un pensamiento. ¡Hasta donde están llegando otra vez los judíos en uno de los países mas civilizados y cultos del mundo!. O sea que ya lograron que las instituciones alemanas se plegaran a sus exigencias, por ridículas y cavernarias que sean. Prohibir y castigar un pensamiento “pensado” y dicho, y que me perdone la señora Merkel, además de una estupidez, supone la entrega incondicional del sentimiento e íntima convicción de todo un país a los rencores y la prepotencia de otro, cuyo egocentrismo no tiene límites.
Aquí, en Venezuela, representantes de los Estados Unidos, Canadá y Francia hicieron pública su protesta y desagrado ante el gobierno nacional de Venezuela por lo que pasó, o no pasó, en la sinagoga israelí durante la madrugada del sábado día 31 de enero del presente año. Pregunto: ¿Con que derecho?. ¿Qué tienen que ver estos individuos con el asunto?. ¿Era o es, el templo violado, norteamericano, canadiense o francés?. ¿Qué dirían los mandatarios de estos tres países, si Venezuela les hace (y muchas veces hubo motivos para ello) reclamaciones mas o menos parecidas?...Nos mandarían al cipote, ¿Verdad señores Obama, Sarkozy y el otro?. ¿Qué tan poderosos son los judíos en estos tres países que se dan el lujo de movilizar inmediatamente a tres funcionarios extranjeros obligándolos al reclamo de una tontería no probada y posiblemente preparada y realizada por ellos mismos?.
El español ha sido siempre un artista de la blasfemia pero, ni aún en tiempos de la ultraderecha mas rabiosa se consideró al blasfemo merecedor de delito penable. Se podía llamar la atención del pecador y aún algún vecino indignado podía darle un moquete, pero, de eso a tacharlo de delincuente y penalizarlo jurídicamente había mucha distancia.
Uno se pregunta: ¿Qué cualidades, características biológicas o de otra índole posee el judío para que, en cualquier país o territorio donde se asiente, no tarda en tomar las riendas del poder económico, que es como decir, todos los poderes?.
Palestina partida en dos toletes casi iguales y después de cincuenta años, con uno u otro pretexto, los judíos se han venido quedando con todo.¿Quién es Balfour para ofrecer lo que no es suyo?. ¿Quiénes son las Naciones Unidas para dar o repartir países como si fueran caramelos?:¡A ti uno!, ¡a ti dos!.
¿Por qué los judíos siendo una de las tantas minorías que pueblan el país del Norte, lo tienen prácticamente acaparado?. Uno se pregunta, ¿quién manda a quien?, ¿son los norteamericanos WASP los que mandan y dominan o son los judíos llegados posteriormente?. ¿Cómo se explican los sopotocientos vetos yanquis en la ONU para anular las propuestas que todos los otros países apoyan en contra de la conducta internacionalista de Israel?.
No se trata pues de un país débil a quien noblemente se defiende y ampara cuando los malucos la maltratan. Se trata de un país fuera de control, que hace lo que quiere, a quien quiere y todo el mundo pareciera aplaudir las barbaridades que hace.
Que se sepa, desde la prehistoria no hubo, ni hay pueblo en el mundo que tan difícil le haya sido convivir con los demás. No hubo pueblo en la tierra que haya creado tantas guerras, tantas desavenencias y tantos problemas. En tal sentido, el judío como comunidad, queriendo o sin querer, forma líos en cualquier lugar donde se establezca: O como perseguido o como perseguidor. Entiendo que es necesario que el mundo estudie a fondo este fenómeno y conociendo el porqué, le ponga remedio. ¡Ya es hora!.
Por mi parte, no tengo nada personal contra el pueblo judío: Para mi, es un colectivo como cualquier otro, pero de ninguna manera puedo aceptar sin indignación el asesinato premeditado y sistemático de los niños palestinos. No puedo aceptar el robo criminal de territorios ajenos, eliminando a la población autóctona como si fueran ratas. Estos hechos no le hacen ningún bien a los judíos y creo que deben aprender a vivir en comunidad con los demás pueblos. Esa gente también existe, señora Tzipi Livni. Ellos son hijos de Dios como usted lo es. Ellos tenían su territorio, tenían sus familias y tenían sus hijos. Ustedes les están sacando o, mejor dicho robando lo que desde hace miles de años era suyo. Ya les queda poco donde habitar, ahora solo tienen el mar para ahogarse, porque, según van las cosas, o se mueren ahogados o mueren aplastados bajo techos destruidos por tanta bomba que ustedes les regalan.
El judío, diríamos típico, históricamente se ha venido apartando del no judío, no solo en el sentido vivencial y amistoso si no que voluntariamente se aísla con los suyos en barrios casi siempre extramuros llamados guetos y la convivencia y trato con el diferente se limita al negocio o a la empresa. Hay en el judío un profundo sentido de diferenciación voluntaria o, ¡Vaya usted a saber!, un complejo de acosado o ¡por que no! De acosador.
Por otra parte, y desde que la ONU les regaló patria, basándose en no sé que razones histórico-religiosas, los judíos no han parado de apropiarse de territorios aledaños y ajenos. A la manera del labrador ratero que, con el arado, va comiéndose los linderos del vecino. La amenaza para el resto de los países árabes limítrofes con Israel está ahí latente y tremendamente pronosticable. En tal sentido ya hizo algunos tanteos y opino que tercamente seguirá haciéndoles. Pónganse pues en fila el Líbano, Siria, Jordania, etc. La vocación terròfaga del judío no cesa y “razones” no han de faltarle para buscar lo que no es suyo.

viernes, 6 de febrero de 2009

El sionismo como problema.



Manuel da Roura.

En Julio de 1974, y después de veintinueve años, hice la primera visita a mi pueblo de nacimiento y crianza. Una tarde, sentado yo en la puerta de la casa de mis padres, vi pasar a un señor quien, al conocerme, me abrazó y me invitó a tomar un refresco en el bar cercano. Allí estuvimos un rato, sentados delante de una mesa, hablando y recordando.

Por aquellos días se estaba produciendo en el Oriente Medio la guerra que se dio en llamar de Yom Kippur. Una de las tantas contiendas que sistemáticamente se venían dando entre Israel y Palestina. Mi compañero de mesa, por lo que pude entender oyéndole hablar del asunto, simpatizaba claramente con Israel y, de pronto, estalló: -“Oye Manuel, si yo estuviera en lugar del primer ministro judío, ordenaría que mis aviones lanzaran unas cuantas bombas atómicas sobre esos cochinos árabes y, los que sobrevivieran ¡Que comieran arena!”. Me sorprendió la pasión que mi viejo compañero puso en tal afirmación, pero como la cosa no me interesaba mucho, callé.

Días después le conté el caso a otro amigo. Este se sonrió y dijo:-“Mira Manuel, durante los años que estuviste fuera, aquí las cosas han cambiado mucho. Ese señor del que hablas, es judío y ahora puede, y lo hace, vanagloriarse de lo que siempre ha ocultado. Ahora se siente vencedor. Antes, cuando la monarquía archicatólica y luego con un Franco prepotente y fascista se guardaba muy bien, así como algunos otros de airear sus orígenes. Pero ahora no”. ¡Vaya!, ¡Vaya! ¿Con que es judío?. Pues mira tu que jamás lo pensé. Yo no sabía que aquí, en esta zona, había judíos –“Hay más de los que tú crees. Hay y hubo, y por supuesto, han sido siempre los que mejor han vivido”.

Las expulsiones de judíos plenan la Historia de Europa, Oeste de Asia y Norte de África: Antes de Cristo son expulsados de Egipto por el faraón de turno. Los asirios los sacan de Palestina poco después. El emperador romano Vespasiano los vuelve a expulsar. Los almohades (musulmanes norafricanos) los sacan de Al Andalus en el siglo XIII. Castilla los expulsa de la Península Ibérica en 1492. A partir de 1882, los progroms rusos provocan una masiva emigración judía. Por último, en los campos de concentración nazis termina cometiéndose un genocidio deplorable y bárbaro, de cualquier manera que se le mire. Genocidio que no solamente tuvo como víctimas a los judíos, sino que allí fueron asesinados millones de rusos y miles y miles de hombres, mujeres y niños de países más o menos cercanos a la Alemania nazi.

Ahora bien, cuando la ministra de relaciones exteriores israelí, Tzipi Livni, anuncia ante sus congéneres en las Naciones Unidas que se reanudarán los bombardeos sobre Gaza, caso de que los palestinos lancen sobre Israel uno solo de esos cohetes (que más que cohetes parecen triquitraques), está mostrando el más olímpico desprecio por los palestinos y por todo el mundo. Durante sus declaraciones, la cara de la ministra era todo un poema de insensibilidad, prepotencia y veneno. Para conocer un poco la historia judía no hace falta ojear el Pentateuco: zarzas que ardiendo no se queman; la cuna-canasta de Moisés o el Nilo retirándose de su cauce.

Basta y sobra mirar detenidamente la bestial deshumanización del rostro de la señora ministra, para comprender un poco el problema judío y el no menos terrible problema de un mundo que, a lo largo de los siglos, ha venido soportando la tiranía interminable de un pueblo que pareciera que no sabe o no puede convivir con los demás. Los holocaustos o genocidios no se dan por gusto o por sadismo colectivo. En estos casos, son la respuesta a siglos de opresión socavada por parte de minorías endiosadas y dueñas del más allá. Ninguna persona sale a la calle a matar judíos porque sí. Estudiemos las causas y podremos comprobar como un pueblo, por arte de birlibirloque representa a Dios, se apropia de Dios y lo tiene secuestrado. Dios, el Dios de todos, habla por boca judía. Estudiemos y corrijamos las causas y pondremos remedio a las matanzas y los exterminios. Así, será posible que la señora ministra de Israel aprenda a sonreír bondadosamente, humanamente ¡Como debe ser!.

La ministra Tzipi Livni ¿Podría decirnos a cuántos palestinos es necesario matar y cuántas ciudades hay que bombardear y destruir para que los israelitas queden satisfechos y conformes?. No, Israel actuará siempre como le parezca, haciendo caso omiso de opiniones amigas o enemigas, para destrozar y eliminar a Gaza o a cualquier otro país que considere adversario real o potencial. ¡No!, dice la Livni, tenemos nuestras leyes y nuestras normas para imponer nuestra voluntad a quien sea, donde esté y cuando nos apetezca. Israel, pues, se desliga de toda ley, regla u obligación internacional que, de alguna manera, estorbe a sus intereses. En concreto: mataremos con o sin permiso de personajes u organizaciones internacionales y no permitiremos a nadie que nos condene o nos censure...¡Toda una joya!.

Regresando a mi tierra: Parece que nuestros paisanos judíos llevaban más de cuatrocientos años ocultando su procedencia, bautizándose y asistiendo a misas dominicales pero, como dije anteriormente, las cosas cambiaron. Visto esto, tomé interés en el caso: conseguí los tres tomos de la obra “Historia de Muros y su Distrito”, escrita a principios del siglo XX, cuyo autor lucía un segundo apellido a todas luces judío; por otra parte, me dediqué a recorrer las calles enlosadas del pueblo, andar y desandar aquellos recodos, mirar las viejas fachadas de piedra berroqueña asentadas sobre estrechos soportales. Adentro, largos zaguanes con su mostrador lateral que se perdía en la penumbra abarrotado de telas, zuecos, alpargatas y otras mercancías; la vendedora, ojos grandes y negros, nariz afilada, ojeras amoratadas y palidez de cera en el resto de la cara... ¡Aquí están los judíos del cuento!, me dije.

Siguiendo mi recorrido pude admirar una antigua capilla en cuya fachada, y grabado en altorrelieve el escudo de la Santa Inquisición. ¿Por qué la Inquisición?, pensé, y ¿Por qué esta gente ha podido vivir aquí cerca de cinco siglos sin integrarse o integrada a medias, buscándose entre sí, casándose entre sí y considerando al “otro” sólo como cliente o consumidor?. Ahí está la casa del médico Don Juan Loxo, judío de origen portugués. Más allá el boticario Iglesias y el secretario de no sé que cosa Malvárez. Clases medias pueblerinas, profesionales de pluma unos, de medicina otros y, los demás de mostrador. Como bien decía un clérigo del siglo XVI: “Es difícil encontrar un judío cavando en los huertos o empuñando la mancera labradora. Prefieren el cómodo asiento del burócrata o del comerciante así como el interminable regateo del prestamista”.

Regresando ahora a lo más general, diríamos que el israelí no tiene interés alguno en judaizar al no judío. No es este su problema, como sí lo fue para la mayoría de las religiones. Considera que su doctrina y su dogma forman parte de un pueblo único, un pueblo exclusivo y por lo tanto exclusivista. Importa sólo la procedencia y la raza, por más que en sus históricas aventuras y desventuras haya sido penetrada con frecuencia. El judío no fue ni es el resultado de un proceso de catequización, sino del ayuntamiento carnal entre una pareja judía o, algo muy buscado, la unión interesada entre judío de raza y noble rico o rica. La nobleza española está y estuvo toda ella penetrada, por más que pasó años y siglos tratando de ocultarlo. Y ahí se quedaron los judíos actuando como cuña dentro de las sociedades cristianas, acaparándolo todo, desde la cúpula de la sociedad feudal hasta los altos cargos de la Iglesia (El primer inquisidor general, Don Tomás de Torquemada, provenía de familia judía).

En cuanto a la Alemania, nazi orgullosa y vencida, arrastraba un mortal resentimiento contra quien, siendo del mismo país, anteponía sus intereses de raza y credo al amor a la patria teutona y, de la misma manera que habían actuado en otros países y en otras épocas, los judíos se consideraron siempre judíos, no germanos, siendo su conducta la resultante de esa preferencia.

Por más que los medios internacionales de publicidad, de una u otra manera, estuvieron y siguen estando en manos judías, los pueblos han venido rechazando los permanentes y tercos intentos de apropiación de tierras y riquezas patrias. Y es éste, y no otro el motivo de la malquerencia y la desconfianza que se les tiene. No se puede protagonizar de manera sórdida y a contrapelo toda la Historia en casi todo el mundo sin que los excluidos se den por aludidos y golpeados. No se puede abusar de instrumentos sacralizados, más o menos creíbles y casi siempre grotescos, para quedarse con bienes y patrias ajenas. La Historia puede ser, y de hecho lo es, la acumulación de trágicas tonterías cuyo único fin es explotar y servirse del prójimo. Las razones histórico-religiosas que los judíos nos han venido enrostrando como pueblo elegido y cosas por el estilo, han venido sirviendo como razón cumbre a la rapiña. Ese Dios, absolutamente parcializado, que acepta sin pestañear el asesinato de 400 niños palestinos allá en Gaza y que sigue dispuesto a avalar mayores infanticidios siempre y cuando los niños hayan sido paridos por madre no judía, no puede ser el Dios de nadie.

El tormento y la muerte durante el Holocausto de los años 40, es un horror que clama al cielo, pero parece que los asesinatos con fósforo blanco y bombas de racimo en la Franja de Gaza son sólo daños colaterales. La semántica es un arte que los judíos dominan a perfección aunque no sea la propia, o precisamente por eso.

Traje a colación a este artículo un pequeño trozo de la historia de mi pueblo gallego porque, en líneas generales, y en relación al judaísmo universal, los resultados de la invasión por goteo del israelí en mi tierra chica ocasionó parecidos fenómenos a los que en mayor escala se produjeron en los grandes países: Entronización y poder para los que llegaron con las agallas abiertas, miseria y dependencia para el originario.

Menos mal que la modernización producida en los últimos 50 años tuvo la virtud de potenciar otros grupos y, a estas alturas, lo judío está terminado o, por lo menos, ya no se nota. Las clases y capas sociales tienen ahora nuevos componentes. Ojalá sean menos retorcidos y complicados.

jueves, 5 de febrero de 2009

Ventajas de la enmienda.




Periodistas y activistas políticos holandeses debaten sobre ventajas de enmienda

ABN.- Un grupo de periodistas, dirigentes y activistas de distintas organizaciones políticas y miembros del Círculo Bolivariano de Holanda, sostuvieron un encuentro con el embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas en Ginebra, Germán Mundaraín, durante el cual debatieron y analizaron las ventajas y beneficios que brinda la propuesta de enmienda a la Constitución venezolana, que será llevada a referendo aprobatorio este 15 de febrero.

El embajador expresó durante el encuentro que el proyecto de enmienda constitucional busca eliminar restricciones a la soberanía del pueblo, porque permitirá a los venezolanos decidir si una persona que lo está haciendo bien se mantiene en la dirección del país, en una gobernación o una alcaldía, así como en su cargo de diputado a la Asamblea Nacional, consejo legislativo estadal o concejal.

Como actividad central, Mundaraín ofreció una conferencia en la que respondió a las preguntas de venezolanos y nacionales de otros países que participaron en el evento.

El embajador explicó que con esta enmienda el voto se convierte en el absoluto mecanismo de evaluación de una gestión, porque podrá premiar a quien haga un buen gobierno y castigar a quien lo haga mal, inclusive a mitad de gestión, gracias a la figura del referendo revocatorio.

"Esto da cumplimiento a los principios fundamentales de la Constitución venezolana, es decir, la soberanía reside en el pueblo", comentó.