miércoles, 23 de noviembre de 2011

martes, 27 de septiembre de 2011

LA CARTA de NANCY...


   

Asunto:
            

                 DESPEDIDA DE NANCY IRIARTE EX ESPOSA DE HUGO CHÁVEZ.


 ”Te envío la carta de la ex esposa de Hugo Chávez; está completa, se nota que lo conocía muy bien. ¡Qué pena de hombre, cuánto mal ha hecho a su pueblo!; que Dios lo perdone, y le dé un poco de luz para pedir perdón a sus conciudadanos; sería un gesto. Esta mujer es valiente para decirle claramente la realidad de su vida. Merece la pena conocerla.



Un abrazo,”


“Impresionante, muy profunda y temprana despedida de Nancy Iriarte Díaz a Hugo Chávez; fue publicada el 9 de agosto de 2011 en uno de los periódicos venezolanos de mayor circulación, “El Universal”. ( Y a continuación, la conocida misiva, “ad pedem litteram”, que, por no abrumar, no reproduzco).


COMENTARIO de Rioderradeiro:





Mi querido amigo: 

                               

                                Siento decirte que tu ingenuidad y buena fe (por ser reiteradas) no sólo me conmueven sino que me desconciertan; porque, como en anteriores ocasiones, te han llevado a caer en el lugar común y en la misma piedra. Humano es errar, pero no abrazar con fruición la herradura. Y me explico:


                                 Antes de pronunciarme sobre la autenticidad de la muy cristiana y muy piadosa carta,  me he permitido algunas molestias. Internet, que es campo abierto, se toma tan en serio la información como la desinformación. Y en esas estamos. La carta, para dejarlo claro, mi estimado amigo, es un fraude. La mentada señora existe, el resquemor de la ex primera dama posiblemente exista y le duela, la epístola -faltaría más- existe, el “Universal” también existe, y Hugo Chávez (por lo visto y oído) combate, con su gallardía habitual, un cáncer en el que se cifran las esperanzas de algunos coprófagos de cementerio. La carta pretende impulsar un pésimo deseo.  Con tales hilos se hace cestería fina.  Pero..., pero hay un pero. Se conocen la mano que mece la pluma (el articulista y vocero Saúl Godoy Gómez, escuálido intelectual de pro de la beatería), la capacidad manipuladora del "Universal", y, sobre todo, las esquisiteces  estilísticas de la "ex", ( ahora, "profesional independiente en el sector Alimentación y Bebidas...", entre otros títulos literarios y nobiliarios ). En fin, amigo, qué quieres que te diga, si, en la Venezuela Bolivariana de Chávez llega a haber libertad de expresión (de la buena), lo mismo proclaman a voz en grito que se le asesine en televisión, en directo,  y, si, por torpeza, les fallase el sicario, se pide para él amparo en la ONU, una canojía en Miami, el Nobel de la Paz, una bolsa de perfeccionamiento criminal en el hampa de México o de Colombia, etc., etc. Cosas lindas, así de chuscas y sembradas de talento mediático. En un arriesgado ejercicio de generosidad y "buenismo", al escribidor insignia del "Universal" soy capaz de atribuirle la capacidad prodigiosa de parir por la tecla un diamante.  Pero, entre nosotros,  en serio, en una pincelada de tono más compuesto:  

                   A los que claman por esa libertad "perdida" les oigo (con mis oídos) y les veo (con mis ojos que se han de tragar la tierra), a diario -te lo aseguro-, en su propio país, Venezuela, ante las barbas (rasuradas) del “Dictador” y del "Régimen", decir tales cosas...., tales cosas que nuestras acrisoladas democracias (occidentales) en modo alguno tolerarían; porque, aquí y ahora, son de juzgado de guardia. En honor a la verdad –he de añadir, a renglón seguido-, los chavistas tampoco se cortan un pelo cuando replican.

                 Voy de frente. No me disgusta Chávez. A ver si, por fin, me lo notas.  Le sigo con entusiasmo, con interés y veo en su proyecto un rayo de esperanza, de redención y justicia (para los más débiles y los desfavorecidos e siempre) en una fórmula que  tratan de ahorcar con "verdades!", medias medias verdades, intrigas, falsedades competas y muchísima trampa; todo ello y más –repito-, con la necesaria colaboración de los apátridas, de los traidores, los tibios y, por supuesto, y sobre todo, la voracidad criminal del Impero, que miente más que habla, y busca lo que busca: el sometimiento de su patio trasero, ¡ah!, y apoderarse de las fuentes energéticas de la patria de Bolívar, el petróleo, querido (como en la desvergüenza aplaudida del intervencionista en Libia), EL PETRÓLEO…. El disfraz más encarece y hace sórdido el delito.

      Me he pasado una escala en el tono. Lo sé. Y lo asumo.  No me he acogido al latinajo del "fortiter in re, suaviter in modo", pues, aunque busco la perfección, por lo de ahora, no la domino.  A los verdaderos amigos los desmanes y las desmesuras también se les perdonan, creo.

      Como siempre, cordialísimo abrazo. Pese a todo, sinceramente, te estimo.


 (Rioderradeiro)




miércoles, 21 de septiembre de 2011

Chávez: Palestina libre, soberana e independiendiente



Miraflores, 17 de septiembre de 2011

Su Excelencia

Ban Ki-Moon
Secretario General
Organización de las Naciones Unidas
  
Señor Secretario General:
Distinguidos representantes de los pueblos del mundo:
  
Dirijo estas palabras a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, a este gran foro donde están representados todos los pueblos de la tierra, para ratificar, en este día y en este escenario, el total apoyo de Venezuela al reconocimiento del Estado palestino: al derecho de Palestina a convertirse en un país libre, soberano e independiente. Se trata de un acto de justicia histórico con un pueblo que lleva en sí, desde siempre, todo el dolor y el sufrimiento del mundo.  
El gran filósofo francés Gilles Deleuze, en su memorable escrito La grandeza de Arafat, dice con el acento de la verdad: La causa palestina es ante todo el conjunto de injusticias que este pueblo ha padecido y sigue padeciendo. Y también es, me atrevo agregar, una permanente e indoblegable voluntad de resistencia que ya está inscrita en la memoria heroica de la condición humana. Voluntad de resistencia que nace del más profundo amor por la tierra. Mahmud Darwish, voz infinita de la Palestina posible, nos habla desde el sentimiento y la conciencia de este amor: No necesitamos el recuerdoporque en nosotros está el Monte Carmeloy en nuestros párpados está la hierba de Galilea.No digas: ¡si corriésemos hacia mi país como el río!¡No lo digas!Porque estamos en la carne de nuestro paísy él está en nosotros. 
Contra quienes sostienen, falazmente que lo ocurrido al pueblo palestino no es un genocidio, el mismo Deleuze sostiene con implacable lucidez: En todos los casos se trata de hacer como si el pueblo palestino no solamente no debiera existir, sino que no hubiera existido nunca. Es, cómo decirlo, el grado cero del genocidio: decretar que un pueblo no existe; negarle el derecho a la existencia.  
A propósito, cuánta razón tiene el gran escritor español Juan Goytisolo cuando señala contundentemente: La promesa bíblica de la tierra de Judea y Samaria a las tribus de Israel  no es un contrato de propiedad avalado ante notario que autoriza a desahuciar de su suelo a quienes nacieron y viven en él. Por eso mismo, la resolución del conflicto del Medio Oriente pasa, necesariamente, por hacerle justicia al pueblo palestino; éste es el único camino para conquistar la paz.  
Duele e indigna que quienes padecieron uno de los peores genocidios de la historia, se hayan convertido en verdugos del pueblo palestino: duele e indigna que la herencia del Holocausto sea la Nakba. E indigna, a secas, que el sionismo siga haciendo uso del chantaje del antisemitismo contra quienes se oponen a sus atropellos y a sus crímenes. Israel ha instrumentalizado e instrumentaliza, con descaro y vileza, la memoria de las víctimas. Y lo hace para actuar, con total impunidad, contra Palestina. De paso, no es ocioso precisar que el antisemitismo es una miseria occidental, europea, de la que no participan los árabes. No olvidemos, además, que es el pueblo semita palestino el que padece la limpieza étnica practicada por el Estado colonialista israelí.  
Quiero que se me entienda: una cosa es rechazar al antisemitismo, y otra muy diferente aceptar pasivamente que la barbarie sionista le imponga un régimen de apartheid al pueblo palestino. Desde un punto de vista ético, quien rechaza lo primero, tiene que condenar lo segundo.  
Una digresión necesaria: es francamente abusivo confundir sionismo con judaísmo; no pocas voces intelectuales judías, como las de Albert Einstein y Erich Fromm, se han encargado de recordárnoslo a través del tiempo. Y, hoy por hoy, es cada vez más numerosa la ciudadanía consciente que, en el propio Israel, se opone abiertamente al sionismo y a sus prácticas terroristas y criminales.  
Hay que decirlo con todas sus letras: el sionismo, como visión del mundo, es absolutamente racista. Estas palabras de Golda Meir, en su aterrador cinismo, son prueba fehaciente de ello: ¿Cómo vamos a devolver los territorios ocupados? No hay nadie a quien devolverlo. No hay tal cosa llamada palestinos. No era como se piensa que existía un pueblo llamado palestino, que se considera él mismo como palestino y que nosotros llegamos, los echamos y les quitamos su país. Ellos no existían.  
Necesario es hacer memoria: desde finales del siglo XIX, el sionismo planteó el regreso del pueblo judío a Palestina y la creación de un Estado nacional propio. Este planteamiento era funcional al colonialismo francés y británico, como lo sería después al imperialismo yanqui. Occidente alentó y apoyó, desde siempre, la ocupación sionista de Palestina por la vía militar.  
Léase y reléase ese documento que se conoce históricamente como Declaración de Balfour del año 1917: el Gobierno británico se arrogaba la potestad de prometer a los judíos un hogar nacional en Palestina, desconociendo deliberadamente la presencia y la voluntad de sus habitantes. Hay que acotar que en Tierra Santa convivieron en paz, durante siglos, cristianos y musulmanes, hasta que el sionismo comenzó a reivindicarla como de su entera y exclusiva propiedad. 
Recordemos que, desde la segunda década del siglo XX, el sionismo, aprovechando la ocupación colonial británica de Palestina, comenzó a desarrollar su proyecto expansionista. Al concluir la Segunda Guerra Mundial, se exacerbaría la tragedia del pueblo palestino, consumándose la expulsión de su territorio y, al mismo tiempo, de la historia. En 1947 la ominosa e ilegal resolución 181 de Naciones Unidas recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo control internacional (Jerusalén y Belén). Se concedió, vaya qué descaro, el 56% del territorio al sionismo para la constitución de su Estado. De hecho, esta resolución violaba el derecho internacional y desconocía flagrantemente la voluntad de las grandes mayorías árabes: el derecho de autodeterminación de los pueblos se convertía en letra muerta.  
Desde 1948 hasta hoy, el Estado sionista ha proseguido con su criminal estrategia contra el pueblo palestino. Para ello, ha contado siempre con un aliado incondicional: los Estados Unidos de Norteamérica. Y esta incondicionalidad se demuestra a través de un hecho bien concreto: es Israel quien orienta y fija la política internacional estadounidense para el Medio Oriente. Con toda razón, Edward Said, esa gran conciencia palestina y universal, sostenía que cualquier acuerdo de paz que se construya sobre la alianza con EEUU será una alianza que confirme el poder del sionismo, más que confrontarlo. 
Ahora bien: contra lo que Israel y Estados Unidos pretenden hacerle creer al mundo, a través de las transnacionales de la comunicación, lo que aconteció y sigue aconteciendo en Palestina, digámoslo con Said, no es un conflicto religioso: es un conflicto político, de cuño colonial e imperialista; no es un conflicto milenario sino contemporáneo; no es un conflicto que nació en el Medio Oriente sino en Europa.  
¿Cuál era y cuál sigue siendo el meollo del conflicto?: se privilegia la discusión y consideración de la seguridad de Israel, y para nada la de Palestina. Así puede corroborarse en la historia reciente: basta con recordar el nuevo episodio genocida desencadenado por Israel a través de la operación “Plomo Fundido” en Gaza.  
La seguridad de Palestina no puede reducirse al simple reconocimiento de un limitado autogobierno y autocontrol policíaco en sus “enclaves” de la ribera occidental del Jordán y en la franja de Gaza, dejando por fuera no sólo la creación del Estado palestino, sobre las fronteras anteriores a 1967 y con Jerusalén oriental como su capital, los derechos de sus nacionales y su autodeterminación como pueblo, sino, también, la compensación y consiguiente vuelta a la Patria del
50% de la población palestina que se encuentra dispersa por el mundo entero, tal y como lo establece la resolución 194.  
Es increíble que un país (Israel) que debe su existencia a una resolución de la Asamblea General, pueda ser tan desdeñoso de las resoluciones que emanan de las Naciones Unidas, denunciaba el padre Miguel D’Escoto cuando pedía el cese de la masacre contra el pueblo de Gaza, a finales de 2008 y principios de 2009.  
Señor Secretario General y distinguidos representantes de los pueblos del mundo: 
Es imposible ignorar la crisis de Naciones Unidas. Ante esta misma Asamblea General sostuvimos, en el año 2005, que el modelo de Naciones Unidas se había agotado. El hecho de que se haya postergado el debate sobre la cuestión palestina, y que se le esté saboteando abiertamente, es una nueva confirmación de ello.  
Desde hace ya varios días, Washington viene manifestando que vetará en el Consejo de Seguridad lo que será resolución mayoritaria de la Asamblea General: el reconocimiento de Palestina como miembro pleno de la ONU. Junto a las Naciones hermanas que conforman la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en la Declaración de reconocimiento del Estado palestino, hemos deplorado, desde ya, que tan justa aspiración pueda ser bloqueada por esta vía. Como sabemos, el imperio, en éste y en otros casos, pretende imponer un doble estándar en el escenario mundial: es la doble moral yanqui que viola el derecho internacional en Libia, pero permite que Israel haga lo que le dé la gana, convirtiéndose así en el principal cómplice del genocidio palestino a manos de la barbarie sionista. Recordemos unas palabras de Said que meten el dedo en la llaga: Debido a los intereses de Israel en Estados Unidos, la política de este país en torno a Medio Oriente es, por tanto, israelocéntrica. 
Quiero finalizar con la voz de Mahmud Darwish en su memorable poema Sobre esta tierraSobre esta tierra hay algo que merece vivir: sobre esta tierra está la señora de/ la tierra, la madre de los comienzos, la madre de los finalesSe llamaba Palestina. Se sigue llamando/ Palestina. Señora: yo merezco, porque tú eres mi dama, yo merezco vivir.  
Se seguirá  llamando Palestina: ¡Palestina vivirá  y vencerá! ¡Larga vida a Palestina libre, soberana e independiente!

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela 


lunes, 4 de julio de 2011

Hugo Chávez llegó a Venezuela.flv

CHÁVEZ HA VUELTO


Reflexiones de Fidel: Una declaración brillante y valiente 


La atención a otros asuntos ahora prioritarios, me apartaron momentáneamente de la frecuencia con que elaboré reflexiones durante el año 2010, sin embargo, la proclama del líder revolucionario Hugo Chávez Frías el pasado jueves 30 me obliga a escribir estas líneas.

El presidente de Venezuela es uno de los hombres que más ha hecho por la salud y educación de su pueblo; como son temas en los que mayor experiencia ha acumulado la Revolución cubana, gustosamente colaboramos al máximo en ambos campos con este hermano país.

No se trata en absoluto de que ese país careciera de médicos, por el contrario, los poseía en abundancia e incluso entre ellos profesionales de calidad, como en otros países de América Latina. Se trata de una cuestión social. Los mejores médicos y los más sofisticados equipos podrían estar, como en todos los países capitalistas, al servicio de la medicina privada. A veces ni siquiera eso, porque en el capitalismo subdesarrollado, como el que existía en Venezuela, la clase rica contaba con medios suficientes para acudir a los mejores hospitales de Estados Unidos o Europa, algo que era y es habitual sin que nadie pueda negarlo.

Peor aún, Estados Unidos y Europa se han caracterizado por seducir a los mejores especialistas de cualquier país explotado del Tercer Mundo para que abandonen su patria y emigren a las sociedades de consumo. Formar médicos para ese mundo en los países desarrollados implica fabulosas sumas que millones de familias pobres de América Latina y el Caribe, no podrían pagar nunca. En Cuba sucedía eso hasta que la Revolución aceptó el reto, no solo de formar médicos capaces de servir a nuestro país, sino a otros pueblos de América Latina, el Caribe o del mundo.

Jamás hemos arrebatado las inteligencias a otros pueblos. En cambio en Cuba se han formado gratuitamente decenas de miles de médicos y otros profesionales de alto nivel para devolverlos a sus propios países.

Gracias a sus profundas revoluciones bolivarianas y martianas, Venezuela y Cuba son países donde la salud y la educación se han desarrollado extraordinariamente. Todos los ciudadanos tienen derecho real a recibir gratuitamente educación general y formación profesional, algo que Estados Unidos no ha podido ni podrá garantizar a todos sus habitantes. Lo real es que el gobierno de ese país invierte cada año un millón de millones de dólares en su aparato militar y sus aventuras bélicas. Es además el mayor exportador de armas e instrumentos de muerte y el mayor mercado de drogas del mundo. Debido a ese tráfico, decenas de miles de latinoamericanos pierden la vida cada año.

Es algo tan real y tan conocido, que hace más de 50 años, un Presidente de origen militar denunció, con tono amargo, el poder decisivo acumulado por el complejo militar industrial en ese país.

Estas palabras estarían de más si no mediara la odiosa y repugnante campaña desatada por los medios de difusión masiva de la oligarquía venezolana, al servicio de ese imperio, utilizando las dificultades de salud que atraviesa el Presidente bolivariano. A este nos une una estrecha e indestructible amistad, surgida desde que visitó por primera vez nuestra patria, el 13 de diciembre de 1994.

A algunos les extrañó la coincidencia de su visita a Cuba con la necesidad de atención médica que se produjo. El Presidente venezolano visitó a nuestro país con el mismo objetivo que lo llevó a Brasil y Ecuador. No traía intención alguna de recibir servicios médicos en nuestra patria.

Como se conoce un grupo de especialistas cubanos de la salud prestan, desde hace años, sus servicios al Presidente venezolano, que fiel a sus principios bolivarianos, jamás vio en ellos extranjeros indeseables, sino hijos de la gran Patria Latinoamericana por la cual luchó el Libertador hasta el último aliento de su vida.

El primer contingente de médicos cubanos partió hacia Venezuela cuando se produjo la tragedia en el estado de Vargas, que costó miles de vidas a ese noble pueblo. Esta acción de solidaridad no era nueva, constituía una tradición arraigada en nuestra patria desde los primeros años de la Revolución; desde que hace casi medio siglo médicos cubanos fueron enviados a la recién independizada Argelia. Esa tradición se profundizó a medida que la Revolución cubana, en medio de un cruel bloqueo, formaba médicos internacionalistas. Países como Perú, la Nicaragua de Somoza y otros del hemisferio y el Tercer Mundo, sufrieron tragedias por terremotos u otras causas que requirieron la solidaridad de Cuba. Así nuestra patria se convirtió en la nación del mundo con más alto índice de médicos y personal especializado en salud, con elevados niveles de experiencia y capacidad profesional.

El Presidente Chávez se esmeró en la atención de nuestro personal de salud. Así nació y se desarrolló el vínculo de confianza y amistad entre él y los médicos cubanos que fueron siempre muy sensibles al trato del líder venezolano, el cual por su parte, fue capaz de crear miles de centros de salud y dotarlos de los equipos necesarios para prestar servicios gratuitos a todos los venezolanos. Ningún gobierno del mundo hizo tanto, en tan breve tiempo, por la salud de su pueblo.

Un elevado porcentaje de personal cubano de la salud prestó servicios en Venezuela y muchos de ellos actuaron además como docentes en determinadas materias impartidas para la formación de más de 20 mil jóvenes venezolanos que comienzan a graduarse como médicos. Muchos de ellos comenzaron sus estudios en nuestro propio país. Los médicos internacionalistas integrantes del Batallón 51, graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina, han ganado un sólido prestigio en el cumplimiento de complejas y difíciles misiones. Sobre esas bases se desarrollaron mis relaciones en ese campo con el presidente Hugo Chávez.

Debo añadir que a lo largo de más de doce años desde el 2 de febrero del año 1999, el Presidente y líder de la Revolución venezolana no ha descansado un solo día, y en eso ocupa un lugar único en la historia de este hemisferio. Todas sus energías, las ha consagrado a la Revolución.

Podría afirmarse que por cada hora extra que Chávez dedica a su trabajo, un Presidente de Estados Unidos, descansa dos.
Era difícil, casi imposible, que su salud no sufriera algún quebranto y eso sucedió en los últimos meses.
Persona habituada a los rigores de la vida militar, soportaba estoicamente los dolores y molestias que con frecuencia creciente lo afectaban. Dadas las relaciones de amistad desarrolladas y los intercambios constantes entre Cuba y Venezuela, sumado a mi experiencia personal con relación a la salud, que viví desde la proclama del 30 de julio del año 2006, no es raro que me percatara de la necesidad de un chequeo riguroso de la salud del Presidente. Es demasiado generoso de su parte, atribuirme algún merito especial en este asunto.

Admito, desde luego, que no fue fácil la tarea que me impuse. No era para mí difícil percatarme de que su salud no andaba bien. Habían transcurrido 7 meses desde que se realizó su última visita a Cuba. El equipo médico dedicado a la atención de su salud me había rogado que hiciera esa gestión. Desde el primer momento la actitud del Presidente era informar al pueblo, con absoluta claridad, su estado de salud. Por ello, estando a punto ya de regresar, a través de su Ministro de Relaciones Exteriores, informó al pueblo sobre su salud hasta ese instante y prometió mantenerlo detalladamente informado.
Cada cura iba acompañada por rigurosos análisis celulares y de laboratorio, que en tales circunstancias se realizan.
Uno de los exámenes, varios días posteriores a la primera intervención, arrojó resultados que determinaron una medida quirúrgica más radical y el tratamiento especial del paciente.

En su digno mensaje del 30 de junio, el Presidente notablemente recuperado habla de su estado de salud con toda claridad.
Admito que para mí no fue fácil la tarea de informar al amigo de la nueva situación. Pude apreciar la dignidad con que recibió la noticia que —para él con tantas tareas importantes que llevaba en la mente, entre ellas el acto conmemorativo del Bicentenario y la formalización del acuerdo sobre la unidad de América Latina y el Caribe— mucho más que los sufrimientos físicos que implicaba una cirugía radical, significa una prueba que como expresó la hizo comparar con los momentos duros que le tocó enfrentar en su vida de combatiente indoblegable.
Junto a él, el equipo de personas que lo atienden y que él calificó de sublimes, han librado la magnífica batalla de la que he sido testigo.
Sin vacilación afirmo que los resultados son impresionantes y que el paciente ha librado una batalla decisiva que lo conducirá y con él a Venezuela, a una gran victoria.

Hay que hacer que su alegato se comunique al pie de la letra en todas las lenguas, pero sobre todo que sea traducido y subtitulado al inglés, un idioma que pueda entenderse, en esta Torre de Babel en que el imperialismo ha convertido al mundo.
Ahora los enemigos externos e internos de Hugo Chávez están a merced de sus palabras y sus iniciativas. Habrá sin dudas sorpresas para ellos. Brindémosle el más firme apoyo y confianza. Las mentiras del imperio y la traición de los vendepatrias serán derrotadas. Hoy hay millones de venezolanos combativos y conscientes, que la oligarquía y el imperio no podrán volver a someter jamás.

Fidel Castro Ruz
Julio 3 de 2011
4 y 12 p.m.




lunes 4 de julio de 2011 / 16.50 h


Chávez regresa a Venezuela tras ser intervenido de un cáncer en La Habana

El presidente ha bajado por su propio pie del avión que ha aterrizado en el aeropuerto de Caracas y asegura estar "muy feliz"



AGENCIAS / Caracas

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha llegado este lunes a Caracas en un avión procedente de Cuba después de haber sido operado de un cáncer en La Habana.

El canal de televisión oficial de Venezuela ha explicado que Chávez, que bajó por su propio pie del avión, llegó a las 02.00 horas de la madrugada (08.30 horas en España) y ha mostrado imágenes del recibimiento en el aeropuerto venezolano de Maiquetía y de la salida de La Habana, donde le despidió el presidente, Raúl Castro.

"Muy felices de estar en casa de nuevo (...) Estamos desayunando ahorita", ha explicado Chávez en conexión con el canal estatal VTV tras un primera emisión de las imágenes de su llegada procedente de Cuba. El presidente ha comentado que su regreso a Venezuela es como "el inicio del retorno" y ha subrayado que prepara "un leve descanso" y que seguirá "estrictos chequeos médicos" y estricto horario, medicación y rehabilitación.

Chávez también ha anunciado que a las 17.00 horas (23.30 horas en España) se dirigirá a la población desde el balcón presidencial. El martes, bicentenario de la independencia del país, se reunirá con sus ministros aunque ha confirmado que no estará en los actos oficiales.
Ánimos de Fidel Castro.-
Pocas horas antes, Fidel Castro ha asegurado, en la última de sus Reflexiones, titulada Una declaración brillante y valiente, que Chávez logrará una "gran victoria" en su "batalla" contra el cáncer del que le están tratando. "Los resultados son impresionantes y no vacilé en afirmar que el paciente ha librado una batalla decisiva que lo conducirá y con él a Venezuela, a una gran victoria", ha augurado el expresidente cubano.

Chávez anunció el pasado jueves que le fue extraído un tumor canceroso y que ha recibido tratamiento en La Habana, donde llegó el pasado día 8 de junio tras una gira regional que previamente le llevó a Brasil y Ecuador.


miércoles, 9 de febrero de 2011

Soledad que me corroe.



Manuel Silva Fernández


Soledades.


Soledad que me corroe,
soledad que tengo dentro.
Llevadme a mi casa blanca.
Ponedme en medio del pueblo.
Llevadme a mi puerta parda,
bajo el tejado bermejo.
Dadme fresco en el verano,


dadme cobijo en invierno.
Arda leña en mi cocina
como anticipo del sueño
y entre un credo y un rosario
caiga afuera un aguacero.
Quiero la luna rielando
entre el Son y Corrubedo,
quiero la nube que tapa
a Montelouro en invierno.
Dadme suradas lluviosas,
dadme los nordestes secos,
dadme el sol de los veranos,
dadme los fríos de Enero.
Dame, Dios, mi hermosa tierra,
dame, Dios, mi viejo techo,
dame mi piedra de lar,
la tertulia con mis viejos
y el "boas noites" de ley
cuando nos invade el sueño.
Pongan en mi acera gris
una losa como asiento.
Que yo, sentado en la losa,
repasaré mis recuerdos.
Vengan, pues, amigos todos,
vengan jóvenes y viejos.
Acudan para abrazarme
mis queridos compañeros.
Compañeros de la vida,
de la escuela y los rueiros.
¡Cómo no querer lo mio!,
¡cómo no querer lo nuestro!,
si lo que el pueblo me dio,
es lo que tengo de bueno.

"¡COMPANEROS DEL ALMA!, ¡COMPAÑEROS!"

(Manuel da Roura)

Nota: El último verso se lo pedí prestado a Miguel Hernández. Yo lo pongo en mayúsculas.


domingo, 30 de enero de 2011

VIDEO COMPLETO DE LA EXPLOSION CAVIN ARSENAL MARACAY.wmv

MARACAY, Venezuela (AP) - Un incendio causó una serie de explosiones en un depósito de municiones de la fuerza armada en la ciudad de Maracay el domingo y en el hecho murió una mujer y fueron evacuadas unas 10.000 personas de la zona, informó un funcionario.

Se emprendió el desalojo en un radio entre cuatro a cinco kilómetros alrededor del depósito de armas ante las explosiones que se han presentado en la instalación militar, que está ubicada en el oeste de Maracay, dijo el gobernador del estado centro costero de Aragua, Rafael Isea, a la estatal Venezolana de Televisión (VTV).
Decenas de policías y militares rodearon las calles aledañas a los depósitos de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim) que están próximos a una vía que comunica las ciudades de Maracay y Valencia y la base aérea militar Mariscal Sucre. Asimismo, las autoridades suspendieron el servicio eléctrico y de gas doméstico en la región por medidas de seguridad, según informó la agencia estatal de noticias.
En un principio el gobernador dijo que se habían reportado unos 40 heridos, pero luego le aclaró a la televisora estatal que fueron tres los lesionados durante el caos que siguió a las explosiones.
El funcionario explicó que los informes iniciales se los habían presentado los propios pobladores, pero aclaró que sólo tres heridos habían sido internados al hospital de Maracay, ciudad centro costera a 110 kilómetros al oeste de Caracas.
Una mujer en un depósito cercano falleció, probablemente por las explosiones, dijo el funcionario.
El director nacional de Protección Civil, Luis Díaz, indicó a VTV que las tres personas que resultaron lesionadas "no fueron por efecto directo del evento", sino porque al huir en medio del pánico fueron atropelladas por vehículos.
Sobre la situación de las personas desalojadas, Díaz precisó que unas 3.000 fueron llevadas temporalmente a un estadio deportivo, 2.000 a un cuartel militar y otras 1.500 a un parque. Unas 3.500 se dirigieron a casas de familiares y amigos.
"Se escucharon detonaciones y eso fue lo que me paró", relató Yandry Rey, de 30 años, al recordar lo que vivió al despertarse durante la madrugada en su casa, que está cercana al área donde ocurrió el incidente.
"Parecía como si nos estuvieron bombardeando", indicó Rey y agregó que su marido logró retornar más tarde a su casa y evidenció que la explosión derribó la puerta delantera de su vivienda y causó el colapso del techo. "Fue horrible", acotó.
El comandante general de la Guardia Nacional, mayor general Luis Motta Domínguez, declaró a la prensa que "ya se tienen controlados los cuatro depósitos pertenecientes al sector E en un 95%", y que lo queda es "mucho humo".
Según reseñó la cadena local Unión Radio en su página de internet, el jefe militar agregó que "estamos esperando que al norte del lugar cesen las detonaciones de pequeña intensidad, y se presume que podrían ser municiones de bajo calibre que producto del calor estén detonando".
Motta Domínguez admitió que "hubo bastante daño a la estructura" de la instalación militar porque los "depósitos volaron completamente".
Al ser preguntado sobre las causas del incidente, Díaz solo dijo a la prensa que "ya vendrán las investigaciones que tendrá que hacer el Ministerio de Defensa" y los demás organismos de seguridad.
En un comunicado Cavim, la empresa de manufactura de armas de Venezuela, dijo que las autoridades habían rodeado el depósito de armas "para controlar la situación". Agregó que la explosión ocurrió a las 4.45 horas locales.
El comandante de la Cuarta División de Blindados de Maracay, general Cliver Alacalá Cordones, informó a la agencia estatal de noticias que el incendio afectó "cuatro depósitos" de municiones de artillería de los 20 que tiene Cavim en Maracay."